Bahía Inglesa: Playas y desierto

En Bahía Inglesa las playas son tranquilas, sus arenas blancas contrastan con las rocas negras que las rodean y que pueden formar piscinas de aguas color turquesa. Cuando estés aquí sentirás que estás tan alejado del mundo que te darán ganas de quedarte para siempre. La magia de esta costa viene de sentir la inmensidad del desierto que la rodea. A 81 km de Copiapó y a 5 km de Caldera, atrae a muchos viajeros que pasan largas temporadas hospedados en cabañas frente al mar.

En verano hace bastante calor de día pero en las noches la oscilación térmica demanda algo de abrigo. La temperatura promedio anual aquí es de unos 20°C como máxima y unos 7°C de mínima.

En Bahía Inglesa también hay escenarios para los deportes y aventuras al aire libre. Hay varias playas para visitar y en algunas el viento que sopla las ha hecho un buen lugar para deportes como el kitesurf, que se practica sobre una tabla pequeña mientras una cometa arrastrada por el viento te impulsa sobre las olas a gran velocidad.

Hacia el norte de la bahía está esta Playa Piscina, que por estar rodeada de rocas forma tranquilas ensenadas ideales para ir con niños. Yendo 4 km hacia el sur de Bahía Inglesa encontrarás la playa Rocas Negras, donde puedes pescar, y si sigues 3 km más, llegarás a playa Las Machas, muy buena para nadar, pescar y hacer deportes náuticos. En Bahía Cisne, en la costa sur de Bahía Inglesa, puedes encontrar un buen viento para algunos deportes de vela o kitesurf.

Si te gusta salir a recorrer, el jeep o la bicicleta, pueden tener buen trabajo por aquí, especialmente si quieres conocer la explosión de colores del desierto florido, fenómeno que sucede cuando la corriente El Niño eleva las temperaturas del mar y como un milagro llueve en el desierto. No llueve mucho, pero lo suficiente para que semillas que habían estado esperando bajo la arena germinen en un par de días y comience el espectáculo.

Muchas personas viajan largas distancias a esta bahía. Cuando llegues verás que el primer corsario que la escogió como escondite tuvo muy buen ojo.

Temporada de visitas
En verano sus playas reciben a muchos viajeros, pero si te animas a venir en otoño las playas son una delicia, casi no hay gente. A fines del invierno chileno y comienzos de la primavera florece el desierto.

Desierto florido
El mejor momento para verlo es entre julio y agosto. Verás la mancha de colores desde la distancia. Muchas especies son únicas, tanto de flores como de insectos. El mejor lugar para disfrutarlo en todo su esplendor es por la ruta 5 norte, unos 20 km al sur de Copiapó, tomando los desvíos entre los km 780 y 735.

Fuente/SERNATUR


¡Síguenos para enterarte de lo mejor de este tema!

Comentarios

comentarios









¿Quieres compartirlo?

_







Copyright 2010-2017 Dedicado.cl @ Revista Panoramas Ltda.- Todos los derechos reservados