El Agro de Arica y la Mesa de Doña Pola y el Roto Pedro

mercado

Siempre he pensado que una visita a una ciudad es incompleta si no se conoce su mercado. Y el de Arica probablemente sea uno de los mejores de Chile.

Pasa algo curioso con este mercado pues tiene una textura visual única. El techo del mercado es un entramado que dibuja todo bajo él a rayas y cuadritos, otorgándole una textura fascinante. En sus coloridos pasillos se ordena la oferta por tipo, dejando una parte del mercado dedicada a las cocinerías, lugar de aromas simplemente hipnotizantes.

Venía dateado, la cosa era donde el Roto Pedro o Doña Pola, afortunadamente, ambos estaban uno frente a otro. Mi idea era pedir varios platos y probar un poco de cada uno. Comencé con el asado de Alpaco, con chuño y arroz. De sabor fuerte, intenso, muy sabroso, venía con un pequeño hueso con médula, deliciosa.

Luego me aventuré con el Fricasé, que no se parecía en nada al acostumbrábamos a comer en mi casa. Este era un caldo denso, con mucho ajo, perfumado con hierba buena y un trozo de carne de cerdo con mucha grasa. Un levanta muertos. Varios viejos con caña lo pedían a mi lado. Por último una magnífica Calapurka, de caldo enjundioso de color rojizo, trozos de carne, papas y maíz. Simplemente riquísimo.

La oferta la complementaban muchos otros platos, Thimpoo, Sajta de Pollo, Caldo de Alpaco, Picante de Guatitas, Chairo, entre otros…

Los tres platos y una mineral no alcanzaron a costarme 8 mil pesos. Esa es la gracia de comer en los mercados, se come rico, barato y abundante.

mecado_arica

Los mercados son la reserva patrimonial en nuestro país. Las cocinas locales se encuentran en los mercados. Productos de la zona y gastronomía típica, un viaje a los saberes y sabores regionales.
Arica, con su ritmo cadencioso, donde el tiempo parece que pasa porsiaca a mí me parece deliciosa.

Como es fin de semana largo se ve poca gente, casi todos parten a Tacna, distante a un poco más de una hora, trámites de aduana incluidos. En la ciudad no hay Mall, lo que me parece una maravilla. El comercio es a escala humana y se nota. Arrancarse a Arica no es nada del otro mundo.

Con un vuelo que apenas pasa las dos horas y una oferta de hoteles súper razonables es un destino muy agradable. Enormes playas de arenas blancas y aguas cálidas complementan la estadía.

Recomendar una escapada a Arica es quedarse corto, para mí, Arica representa todo lo que el relajo puede ser.

Por Ignacio Vargas Crossley


¡Síguenos para enterarte de lo mejor de este tema!

Comentarios

comentarios









¿Quieres compartirlo?

_







Copyright 2010-2017 Dedicado.cl @ Revista Panoramas Ltda.- Todos los derechos reservados