Isla Chaullín: Paraíso desconocido

El nombre originario de esta isla en la lengua de los Chonos es Chaullín, aunque los lugareños la conocen con el nombre de Isla Helvecia. Esta minúscula isla de 14.1/2 hectáreas se encuentra a 20 minutos de navegación de la ciudad de Calbuco, que se encuentra a una hora de viaje desde Puerto Montt, camino a Pargua. Desde el Puerto salen cada 10 minutos buses a Calbuco y el viaje dura 1 hora aprox.

Ellos la bautizaron con el nombre de Helvecia y este relato con el paso de los años ha pasado a convertirse en una leyenda y un icono de inocencia entre los lugareños, pescadores y artesanos del archipiélago, pues reconocen en ella un paradigma de ingenuidad y juventud.

Pero así como esta pareja llegó, desapareció sin dejar rastros. No obstante durante su estadía en el lugar el suizo la forestó con plantas exóticas y especies nativas, transformando el lugar en un paraíso paisajístico desde donde aflora un espectacular bosque de arrayanes con especies centenarias, incluso algunos ejemplares arbóreos sobrepasan el milenio.

Whilenhausen construyó una soberbia casona con madera nativa, la que actualmente se encuentra en un lamentable estado de conservación, pues después de su desaparición estuvo muchos años en el más absoluto abandono. Su olor a madera nativa parece contarnos que este espléndido paisaje nació por amor y nos señala que esta hermosa mansión cobijó los sueños y deseos ocultos de esta pareja que a la postre nos han legado el segundo bosque de arrayanes más importante de América, solamente superado en tamaño por la Isla Victoria en Bariloche, aunque este último bastante más joven que el bosque de arrayanes de Chaullín.

Los precios para acampar varían según el servicio pero el derecho para acampar este año fue de $2.500 por persona con derecho a leña.

Fuente/Juan Ignacio Merino A.


¡Síguenos para enterarte de lo mejor de este tema!

Comentarios

comentarios









¿Quieres compartirlo?

_







Copyright 2010-2017 Dedicado.cl @ Revista Panoramas Ltda.- Todos los derechos reservados