Miss Creps, técnica y perfección en Viña del Mar

crepesMe encanta que en Viña del Mar vayan apareciendo unos locales de pequeño formato con preparaciones que agrandan y sofistican la paleta de sabores dónde elegir. Hasta hace bien poco, en la ciudad reinaba la oferta más bien básica orientada al turista con gastronomía costera, es decir pescados en tres versiones (frito, a la plancha y con salsa) y la mayoría de éstos provenientes de costas lejanas, ya que nuestras caletas surten casi sólo con pescada y jibia.

Hasta hace poco. Hay un pequeño grupo de locales pequeños que están dando con el ancho y el alto en cuanto a sus ofertas. Lo de ayer, fue un descubrimiento delicioso. En la calle 7 Norte, en un apéndice del ondero Bar Bonita, abrió Miss Creps. Nada de panqueques de recetas de abuelas ni celestinos, sino la verdadera técnica bretona. Reconozco que de Creps (Crépes en Francia) no sabía nada, hasta ayer. Requiere de una técnica muy precisa en su elaboración. Desde el orden en que se agregan los ingredientes a la mezcla hasta con qué mano se esparce el batido.

IMG_4301Sandra Caimi es la experta en el tema y socia de Miss Creps. Luego de hacer su práctica de gastronomía en Barcelona, se encontró con un restorán de postres (si, de postres) que luego supo que tenían una escuela de postres, donde finalmente hizo un curso. Para costear su estadía, trabajó en una crepería que estaba a unas cuadras donde vivía. Ahí aprendió este arte de envolver sabores impensados en estos mágicos batidos.
Tienen una carta muy extensa de creps dulces y salados. De quesos, los hay con mantecoso, brie, azul, de cabra, manchego, etc. En todas las combinaciones imaginables. En dulces, chocolate negro, blanco, nutella, con frutas, miel y mermeladas. Como si fuera poco regalo para los sentidos encontrarse con un lugar así, los precios terminan de acariciar tu billetera, pues no es nada de caro, al contrario.

Partimos probando el de queso azul, miel y nueces. Casi orgásmico. Me confieso dulcero y estas combinaciones de dulce salado, me matan. Luego, pedimos el de queso cabra, tomate y olivada, todo en un perfecto equilibrio de sabores. Por último, uno de jamón acaramelado, queso mantecoso y un huevo al centro, líquido y untuoso, el desayuno perfecto.

Abren un poco antes del almuerzo, lo que ya propone un stop a mediodía sofisticado, rico y nada de caro.
Por un verano con gamulán, seguiré en la ruta de los nuevos placeres que aparecen como una Epifanía para los sentidos y definitivamente, Miss Creps del Bar Bonita, será mi parroquia.

IMPERDIBLE.
7 norte 427, Viña del Mar

Texto/Ignacio Vargas Crossley


¡Síguenos para enterarte de lo mejor de este tema!

Comentarios

comentarios









¿Quieres compartirlo?

_







Copyright 2017 Dedicado.cl @ Revista Panoramas Ltda.- Todos los derechos reservados