Pranayama: Una forma natural de elevar nuestra calidad de vida

sati_yoga_patricia

Los Rishis (sabios antiguos de la India) indicaban que el flujo de Prana o Energía Vital, funcionaba a través de una estrecha relación entre el cuerpo y la mente.

La palabra “pra” significa “rellenar” y “na” vivir”. Si unimos estas dos palabras se traduciría como “saturar con vida”. Ayama, por otro lado, significa “estirar, expansión, duración, prórroga”. Pranayama, por lo tanto, también se puede traducir como “extensión de la fuerza vital inhalada y exhalada”. Pranayama es Respiración Consciente.
Para la ciencia del Yoga, la principal fuente de energía viene del Prana, la Fuerza Vital.

El prana está en todas las estructuras de la naturaleza, crea la vida y la transforma. Es la energía del universo que se manifiesta de una manera física en nuestro cuerpo, a través de la respiración. Por medio de nuestra respiración, favorecemos que esta energía vital llegue a nuestros sistemas y que circule mejor a través de nuestros nadis o canales energéticos, dándonos mayor vitalidad, activando la sanación natural del cuerpo y desplegando nuestras capacidades físicas, mentales y espirituales.

Para los Yoguis, el respirar lenta y profundamente es sinónimo de vivir mucho tiempo y con buena salud, ya que a través de la respiración el prana (energía) llega al cuerpo y le permite funcionar.

Una respiración consciente, regular, pausada y profunda tiene un potente efecto tranquilizante, disminuye la ansiedad y ayuda a tomar decisiones con calma y de forma más acertada. Promueve estados de bienestar.

Aprender a respirar, recuperar lo que nos ha sido entregado naturalmente, requiere sobre todo concentración y práctica. Dedicar unos minutos al día a respirar conscientemente, disfrutarlo y perfeccionar nuestra técnica, puede elevar nuestra calidad de vida considerablemente.

Respirar bien es vivir bien. La respiración es un excelente antídoto contra la fatiga, la depresión, tensiones, estrés, entre otros, además de mejorar la digestión, la circulación y nuestra capacidad pulmonar.

Una adecuada respiración mejora la captación de oxígeno y expulsión de CO2 lo cual contribuye a un mejor funcionamiento de todos nuestros órganos internos y nuestro cuerpo en general.

Optimiza el estado del sistema nervioso, incluyendo el cerebro, la columna y los centros nerviosos.

Rejuvenecimiento de las glándulas, sobre todo la pituitaria y pineal. El cerebro se beneficia especialmente del oxígeno, ya que requiere tres veces más que el resto del cuerpo.

A través de los movimientos del diafragma durante los ejercicios de respiración profunda, los órganos abdominales reciben un masaje. Además, el movimiento de la parte superior del diafragma le proporciona otro masaje al corazón. Esto estimula la circulación sanguínea en estos órganos.

Ayuda a la relajación mental y corporal ya que, actúa como un estímulo reflejo del sistema nervioso parasimpático. Esto produce una reducción en los latidos del corazón y una relajación de los músculos.

En definitiva, aprender a respirar nos ayuda a desarrollar una mirada más amplia del mundo, estamos más abiertos a la observación ecuánime de la vida y podemos fluir con ella, nos sentimos más flexibles y con una sensación de expansión hacia lo superior. Pensamos positivamente y proyectamos tranquilidad a nuestro entorno. Una respiración adecuada hace brillar todo nuestro ser y nos puede transformar interiormente.

Texto: PATRICIA SCHULTZ BUSTAMANTE
SATI YOGA CHILE
Clases de Yoga
PEHUÉN 7287 LAS CONDES – Metro HERNANDO DE MAGALLANES
CENTRO SATCHIT ANANDA PARABRAHMA HOLÍSTICO
Satiyogachile@gmail.com


¡Síguenos para enterarte de lo mejor de este tema!

Comentarios

comentarios









¿Quieres compartirlo?

_







Copyright 2017 Dedicado.cl @ Revista Panoramas Ltda.- Todos los derechos reservados