Restaurante Rayú Arica: La historia comenzó como un Love Story

Pato Rayu

La historia del Rayú empezó como un love story. Raúl y Yubitza en esa época pololeaban. En sus habituales arrancadas a Tacna, siempre iban a un conocido restaurant local, uno de los mejores. Cada vez que iban fantaseaban con tener un restorán tan bueno como ése. Finalmente lo tuvieron. Y para recordar de donde parte todo le pusieron RaYú, la suma de Raúl y Yubitza. Eso es este lugar. La suma de ambos. Aprendieron en el camino y aún lo siguen haciendo. Pero dejando la historia atrás, el resultado es muy bueno. Se come muy bien. Naturalmente que inspirados en un restorán peruano no podría ser otra cosa que comida peruana. De factura casi perfecta.

Vamos por el principio.
Cuando entras al Rayú de Arica, la terraza te invita a disfrutar de su clima delicioso. Acá se quejan de que hay mucho viento o es algo helado en esta época. Nada para uno que viene del Sur. En Arica Santiago es muy al sur. Una vez instalados en esta deliciosa terraza, que gracias a un ligero techo de palillaje algunos rayos de sol coquetean con trozos de sombra sobre la mesa. Se oye el mar de fondo, la vereda de enfrente es la Playa Chinchorro. Te ofrecen Pisco Sour peruano y llega Claudia, con toda su diligencia y sonrisa y te ofrece hacerlo con alguno de los 8 o 10 pisco peruanos disponibles. Desde Cuatro Gallos a Portón. Me inclino por un Portón, el mejor peruano de todos, y lo prepara frente a mí, no sin antes preguntarme si me gusta dulce o seco. Esa onda. Antes de servirlo, deja caer un shot al interior de mi vaso para que lo pruebe y lo apruebe. Perfecto.

causitas Rayu

Un gran comienzo.
Me llegan unas causitas preciosas montadas en unas cucharitas chinas muy ordenadas sobre un plato alargado, no resistí sacarle una foto. Luego de que las causas fueron mi breve causa, pienso en ordenar. Hay que irse con cuidado, los platos son de tamaño generoso. Ya había comido aquí el año pasado y en el local de Iquique. Conocía de la obsesión de ambos por la calidad de los ingredientes. Por ejemplo, sólo usan filete para los platos con carnes, por lo que en rigor no hay Lomo Saltado, sino Filete ídem. Con cocineros traídos del propio Fiesta de Perú, replicaron una carta de muchísima calidad.

Volviendo a mi pedido, de entrada pedí un colosal Cebiche a las brasas. Generosos cubos de fresquísimo pescado, sellados a la parrilla, montados sobre una hoja de choclo peruano. Realmente, rico. El plato favorito de mi amiga Negra González. El pescado se deshace en la boca, con su ligera y tibia acidez. De fondo, le hice caso a Claudia, que a estas alturas era mi certera asesora gastronómica, y elegí el pato a la parrilla. Pechugas de pato del Valle de Azapa acompañadas de arroz cremoso al pesto. Doradas como de libro de cocina y el arroz, el arroz te hace agradecer estar vivo. El punto del Pato es perfecto, los jugos de las pechugas que se van mezclando con el arroz cremoso y yo rogando porque esto no acabe pronto.

Tiene muy buena carta de vinos gracias a que es la debilidad de Raúl, probablemente la mejor carta del norte. Me animé con un Carmenere Koyle Royale para el pato. Para el cebiche caliente, una copa de Pinot Noir.
En total ausencia de culpa me dejaré llevar por la gula, que por cierto nunca ha sido pecado, pediré algún postre y otro vino. Esta terraza se enamoró de mí. Arica también.

Restaurant Rayú, Ingeniero Raúl Pey Casado 2590, Chinchorro, Arica (58) 2216446 . Tienen estacionamiento.

Por Ignacio Vargas Crossley


¡Síguenos para enterarte de lo mejor de este tema!

Comentarios

comentarios









¿Quieres compartirlo?

_







Copyright 2010-2017 Dedicado.cl @ Revista Panoramas Ltda.- Todos los derechos reservados