Tiempo de seducción 

Cuando por fin llegamos a su departamento, nos dirigimos directamente a su dormitorio y mis nervios no me dan tregua, el corazón me late tan fuerte que lo siento en mis oídos, me tiemblan las piernas e intento que no se note y me sudan las manos. En mi cabeza dan vuelta mil ideas de lo que podría ocurrir en aquella habitación. 

Me siento en la cama y Constantino en una silla enfrente de mí. Comenzamos a hablar del trabajo para el que estoy postulando, conversaciones típicas acerca del rol que desempeñaré en la empresa y el salario por el cual trabajaré. Me abre una cuenta en el correo corporativo (mi primer correo corporativo en toda mi vida) y afinamos algunos detalles importantes antes de continuar. 

Me ofrece un sauvignon blanc de la casa Lapostolle recién sacado del refrigerador y unas galletas saladas para acompañarlo. No sé si es una buena o mala idea beber vino pues mi libido que ya estaba activa se acrecienta aún más en mi interior. De pronto, mientras leo alguno de los correos importantes que me hace llegar a mi laptop, me pregunta si ando con ropa interior o no.

¿Puedo tocar para saber con qué andas debajo de ese vestido? – comienza a tocar sin recibir una respuesta verbal de mi parte, creo que mi rostro lo dice todo. 

Yo solo me dedico a observar sus ávidas manos tocando mis caderas por encima del vestido, buscando mis bragas. Mi respiración se acelera y cuando hablo, mi voz denota una gran excitación. 

Si me tocas así no puedo concentrarme en leer los correos, no puedo trabajar – digo intentando que no se note lo excitada que me encuentro.

Es la idea y creo que ha venido sin bragas, lo que me provoca y mucho – me contesta Constantino, con una voz que revela tanta excitación como la mía. 

Y de un segundo a otro coge mi laptop para apartarla de la cama, me tira de las piernas, y quedo recostada con mi trasero al borde de está y con las piernas abiertas a la espera. Lo observo y veo en sus ojos el fuego que parece ser reflejo del mío. Se arrodilla ante mí, sujeta mis piernas con ambas manos y siento como introduce su lengua dentro de mí. Siento sus movimientos circulares en mi clítoris, cierro los ojos y gimo, él responde a mi gemido introduciendo su lengua en mi vagina, con un ritmo lento que varía a rápido. Ya no puedo más de lo excitada que me encuentro. Siento que me voy a venir. Sostengo su cabeza y hago que su lengua se introduzca más adentro. Me siento fuera de mi cuerpo. 

En eso dejo de sentir su lengua húmeda dentro de mí y abro los ojos de golpe y entonces lo veo de pie, abriéndose la camisa y sacándose los pantalones. 

Sácate ese vestido, necesito verte completa – me dice, a lo cual comienzo a rápidamente a quitarme el vestido que traigo puesto. 

Mientras estoy desnudándome, saca un preservativo de su mesita de noche y me lo tiende. Retiro el empaque, saco el condón de su interior, presiono la punta y lo deposito en la punta de su miembro. Firmemente lo sostengo y deslizo el plástico por toda su erección. Él se sitúa sobre mí y yo espero a sentir su pene dentro de mí. Y de pronto, lentamente, entra y por fin después de tanta espera lo puedo sentir. Me retuerzo en mi misma al sentirlo, es grueso por lo que hace un poco de presión. Una vez dentro, comienza con unos movimientos lentos y yo gimo con los ojos cerrados, sintiendo cada una de sus embestidas. Hace cambios en el ritmo, yo no puedo dejar de gemir. Escucho sus gruñidos al embestirme una y otra vez. De pronto y sin darme cuenta, se retira, se coloca a mi lado, me sube sobre él y lo monto. Es mi turno de moverme. 

Comienzo con movimientos de caderas lentos y suaves. Sus manos van de mis pechos a mis caderas. Aumento el ritmo, cada vez más, hasta que llego al clímax y me dejo ir. Lentamente caigo sobre él, pero aún no está listo, me toma nuevamente y me pone en cuatro y comienza a penetrarme lentamente sujetándome el cabello. Me siento excitada de nuevo y no quiero que pare. Siento que algo se remueve dentro de mí y alcanzo el clímax nuevamente, ningún hombre lo había logrado antes, es una excelente sensación. Me da vuelta de nuevo, me observa, me pregunta si estoy bien, a lo cual respondo que sí. 

Te embestiré por última vez, porque quiero correrme mirando esa cara llena de éxtasis – me dice mientras en un rápido movimiento vuelve a penetrarme. 

Esta vez sus movimientos son rápidos y me hace arder, levanto mis caderas para recibir sus embestidas, que cada vez son más rápidas y profundas, y siento como alcanzo el orgasmo por tercera y última vez, mientras él llega al clímax con un estremecimiento suave y queda tendido sobre mí. 

   


¡Síguenos para enterarte de lo mejor de este tema!

Comentarios

comentarios









¿Quieres compartirlo?

RSS Panoramas

Para su octava versión, la plataforma de apoyo a la gastronomía chilena, te invita a disfrutar de tres días al aire libre en el sector poniente de la capital. Midmall Maipú es el lugar elegido para presentar a 20 expositores nacionales. Echinuco nació el 2011 como la primera gran fiesta de la cocina chilena. Ya […]

La empresa líder en regalos de experiencias, Bigbox suma una nueva propuesta. Se trata del primer tour virtual, donde los participantes podrán vivir la aventura del vino, con sus aromas y sabores, visitando los valles de Colchagua o Casablanca, pero sin tener que salir de la ciudad. Todo comienza en Vinolia, un centro de enoturismo […]

Desde nuestra aventura en la playa, no he sabido nada de Constantino. En la oficina solo lo común de todos los días. Palabras de cortesía y ya está. Vanessa no ha dejado de preguntarme que fue lo que paso realmente cuando Constantino y yo nos perdimos. Ella y Luis al parecer después del viaje han […]

En el marco de la fiesta del roto chileno, que todos los años se realiza en Barrio Yungay, la organización patrimonial EcoBarrio, en conjunto con Hellmann’s, realizará un taller de huertos sustentables abierto al público para concientizar y educar a la población acerca de la utilización de espacios comunitarios y cambio climático. Niños, jóvenes y […]

El verano llegó y con ellos los inagotables panoramas al aire libre. Sin duda siendo uno de ellos, los paseos de fin de semana al parque son uno de los favoritos, donde las familias viven un momento de distracción con un atractivo picnic junto a los niños y mascotas, aprovechando el día competo de capear […]

_







Copyright 2010-2017 Dedicado.cl @ Revista Panoramas Ltda.- Todos los derechos reservados