Yoga: Un escudo protector para nuestro sistema inmunológico

hatha_yoga_clases

Las bajas temperaturas, elementos ambientales contaminantes, la vida sedentaria y factores emocionales, pueden afectar el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.

La práctica de Yoga es una herramienta que puede ayudar a prevenir el desequilibrio de nuestro organismo y es una excelente ayuda a la hora de fortalecerlo, siendo eficiente para combatir resfríos comunes, gripes e inclusive aquellas patologías más severas que involucran al sistema inmune a más largo plazo como las enfermedades autoinmunes, entre otras.

La falta de salud se refiere al estado en el cual nuestro cuerpo y nuestra mente pierden el bienestar y equilibrio que nos es dado como condición natural desde el momento en que somos concebidos. Todos nuestros sistemas están diseñados para funcionar de manera exacta, óptima y en un perfecto balance. La gran maquinaria del cuerpo es una representación fiel del funcionamiento equilibrado de la naturaleza. Cuando ese equilibrio se rompe, por diversos motivos, nuestro cuerpo es el mensajero que hace evidente esta alteración. La falta de salud es el mecanismo que utiliza nuestro organismo, entendiéndolo como una unidad de cuerpo, mente y energía, para indicarnos que es tiempo de realizar modificaciones para recuperar su balance natural.

Ya conocemos la eficacia del Yoga para reducir el estrés. Todos los sistemas del cuerpo están íntimamente relacionados permitiendo que nuestro organismo funcione de manera unificada. El sistema inmunitario y el sistema nervioso central están íntimamente conectados. Estudios científicos realizados en el campo de la psiconeuroinmunología, han demostrado que existe un punto de encuentro en donde el sistema nervioso autónomo se comunica directamente con el sistema inmunológico.

Las células del sistema inmunológico (linfocitos), viajan por el torrente sanguíneo a través de todo el organismo y cuando se encuentran con células que no reconocen, las atacan defendiéndonos así de virus y bacterias. Por el contrario cuando el sistema inmune pierde su balance, los linfocitos no son capaces de reconocer algunas células del propio organismo atacándolas y creando, por ejemplo, una enfermedad autoinmune.

El Yoga nos propone, con toda su universalidad, diversas técnicas que nos pueden ayudar a prevenir y sobrellevar estos desequilibrios. Si bien todas las técnicas de yoga tienen como fin alcanzar un balance en términos psicofísicos y espirituales, existen distintos énfasis en los que se puede trabajar.

El Yoga restaurativo es una propuesta técnica basada en las posturas de Hatha Yoga, poniendo como protagonistas a la práctica la relajación, la respiración y el trabajo con apoyos o soportes como mantas, bolsters, cintos, bloques, sillas, pelotas o pared. Dichas herramientas nos ayudan a que se produzca estiramiento sin esfuerzo en exceso a diferencia de muchas posturas que, siendo por definición estables y cómodas, requieren de mayor actividad muscular. El soporte nos da una mayor sensación de seguridad y comodidad, generando así mayor confort para un trabajo psicofísico que promueva la relajación y evitar así que el cuerpo genere distracción. De esta manera el sistema nervioso entra en pleno descanso.

Es una forma de yoga en donde el cuerpo está sanando y parte del objetivo es que la mente no juzgue, no evalúe sino simplemente fluya y pueda soltar todos aquellos bloqueos psicoemocionales que obstaculizan el despliegue de nuestro equilibrio natural.

TEXTO: PATRICIA SCHULTZ B.
SALA SATIYOGA

Clases de Yoga – satiyogachile@gmail.com


¡Síguenos para enterarte de lo mejor de este tema!

Comentarios

comentarios









¿Quieres compartirlo?

_







Copyright 2010-2017 Dedicado.cl @ Revista Panoramas Ltda.- Todos los derechos reservados